PRIMERA RESEÑA DE ‘IMPÓN TU SUERTE’ [en Devaneos]

parc de sceaux

parc de sceaux

FRANCISCO H. GONZÁLEZ.  Revista DEVANEOS. En libros como el presente, IMPÓN TU SUERTE (Círculo de Tiza) ,que agrupan 140 ensayos divididos en capítulos que versan sobre la escritura, la lectura, la mirada o la idea, encontraremos hallazgos luminosos.

Publicado en Reseñas | Comentarios desactivados en PRIMERA RESEÑA DE ‘IMPÓN TU SUERTE’ [en Devaneos]

ACERCA DE ‘IMPÓN TU SUERTE’, de Vila-Matas

??????????????????????????????????????????????????????????

(se publica en estos primeros días de abril  IMPÓN TU SUERTE, reunión de ensayos, artículos y conferencias de Enrique Vila-Matas (editorial Círculo de Tiza)

El libro, que hay que situar en la tradición que inauguró en la obra de Vila-Matas El viajero más lento (primero de los libros de corte ensayístico que publicó), reúne ensayos, conferencias y más de cien artículos.  Hay en él un gusto por el ready-made y por democratizar el pensamiento a la manera de Alberto Savinio, que mezclaba en un mismo ensayo profundas investigaciones sobre las sutiles complejidades de la mitología romana junto a, por ejemplo, una exaltada consideración de la figura de la cantante y stripteuse Josephine Baker.

Publicado en Voces de la familia | Comentarios desactivados en ACERCA DE ‘IMPÓN TU SUERTE’, de Vila-Matas

UNA PASIÓN HIPERLITERARIA, POR Sergio Chejfec.

safe_image.phpSu proyección latinoamericana (Vila-Matas) ha estado solapadamente activa desde hace mucho tiempo. Ajena a la voluntad de este autor pero no al efecto de su literatura, es acaso en la obra de Roberto Bolaño donde ello puede verificarse. Bolaño asume buena parte del bagaje neo vanguardista de Vila-Matas y lo traduce, servido de instrumentos propios, a lo que considera el imaginario literario latinoamericano. Ello pone en un lugar curioso a Vila-Matas, cuya literatura, a través de la obra de su amigo, devuelve un potencial elusivo que paradójicamente reitera la inteligencia inscripta en apartarse de lo obvio.

Publicado en Recuperación de textos | Comentarios desactivados en UNA PASIÓN HIPERLITERARIA, POR Sergio Chejfec.

Paseos antiguos por lugares perdidos. [Café Perec]

Beckett y su hermano en Ussy, 1954.

Beckett y su hermano en Ussy, 1954.

En 1992 el joven poeta Teodor Cerić, burló el bloqueo militar de su ciudad natal,  Sarajevo, y huyó, luchó contra la dificultad, y logró no hundirse. “Qué difícil es / cuando todo se hunde / no hundirse también”, dice un haikú de Julio Herranz. Durante siete años, Teodor Cerić viajó por Europa sin rumbo fijo y trabajó en los más diversos oficios (el de jardinero entre ellos), y así fue escapando de la destrucción a la que le habían abocado. (siga leyendo)

Publicado en Café Perec | Comentarios desactivados en Paseos antiguos por lugares perdidos. [Café Perec]

SUPLEMENTO DE PERNAMBUCO: [O que ler de] Enrique Vila-Matas (por Priscila Campos)

Costa dos Corais PernambucoDiario de Pernambuco, versão original: [ O que ler dePRISCILA CAMPOS /// 31 DE MARZO 2018 Hoje o escritor catalão Enrique Vila-Matas comemora 70 anos. O autor volta a ser lançado no Brasil em setembro, pela Companhia das Letras, com o inédito Mac y su contratiempo e com uma nova edição do romance Bartleby & companhia. Aproveitando a efeméride de Vila-Matas, a jornalista e pesquisadora do catalão Priscilla Campos faz uma lista do seu essencial. Destaque para El viento ligero em Parma, inédito no Brasil.

A viagem vertical (1999): Indico como primeira leitura, início de percurso. Aos 77 anos, o nacionalista Federico Mayol é um personagem que conquista e irrita o leitor, guiando a narrativa de maneira ranzinza, mas com argumento, fluxo do pensamento afiados. Após um casamento falido, Mayol abandona Barcelona e vai em busca do abismo e de seu trauma essencial em outras cidades: Porto, Lisboa, Ilha da Madeira. Um esboço elucidativo de como Vila-Matas vai trabalhar o conceito de espaço, posteriormente, em Doutor Pasavento Dublinesca, por exemplo.

EL VIENTO LIGERO EN PARMA (2004): Ótima seleção de ensaios – gênero dominante na produção de VM, um ensaísta caprichoso. Cinema, leituras, deslocamentos, paisagens são os motes principais dos textos; difícil delimitar destaques, mas escolho dois: 1. Nunca se logra hablar de lo que se ama – Barthes e Stendhal, memória, amor, diários; Vila-Matas, mais uma vez, o elo entre um escritor e outro. 2. El viento ligero en Parma, ensaio que dá o tom da reunião. O poeta Attilio Bertolucci e a cidade de Parma são os protagonistas, o espanhol destrincha o espaço a partir dos versos de Attilio e das imagens de Bernardo, pai e filho como fios condutores de um mosaico geográfico-memorialista.

Doutor Pasavento (2005): Ponto chave na obra do espanhol. Para além do seu fervoroso intuito em desaparecer – argumento que será construído, principalmente, através do conceito de memória da biblioteca – Andrés Pasavento é um caminhante atento. Na sua sombra, disputando o protagonismo da trama, estão os espaços públicos e privados de algumas cidades, em especial, Paris. A Rue Vaneau é, ao mesmo tempo, local tangível e fantasma, voltando sempre ao enredo de maneira recordativa, misteriosa. O romance concentra os principais componentes da escrita vila-matiana: narrador neurótico, reconfiguração dos elementos urbanos na paisagem, apagamento do eu autoral, pleno domínio dos mecanismos intertextuais.

Publicado en Firmas | Comentarios desactivados en SUPLEMENTO DE PERNAMBUCO: [O que ler de] Enrique Vila-Matas (por Priscila Campos)

NUEVA AMPLIACIÓN DE LOS LIBROS RECOMENDADOS.

bansky(De la web de V-M : La policía celeste. Ben Clark (Visor). Cuatro cuartetos. T.S. Eliot. edición de José Emilio Pacheco. (Era) Chica de campo. Edna O’Brien (Errata Naturae )  No sabes lo que me cuesta escribir esto. Olivia Rueda (Blackie Books ) Joan Miró. El niño que hablaba con los árboles. Josep Massot (Galaxia Gutenberg ) Una vida prestada.Berta Vías Mahou (Lumen) Contra todo.Mark Greif (Anagrama ) Poesía reunida.Wallace Stevens (Lumen) Jardines en tiempos de guerra. Teodor Ceric (Elba)

Publicado en Recomendaciones, Sin categoría | Comentarios desactivados en NUEVA AMPLIACIÓN DE LOS LIBROS RECOMENDADOS.

PORTADAS MEMORABLES. [1]

The Outsider. Albert Camus. [Penguin]

The Outsider. Albert Camus. [Penguin]

Publicado en Portadas memorables | Comentarios desactivados en PORTADAS MEMORABLES. [1]

Hace diez años, en una temporada muy triste descubrí un amigo [ClaraSilencio]

harry-callahan-color-02Hace diez años, en una temporada muy triste descubrí un amigo. El mundo se forma, reforma, informa, conforma a partir de algo así. Porque sientes que si tiembla hay alguien más que lo sustenta. Más bien debería decir: caminando sobre el alambre confío en que me llevará en sus hombros hasta el otro extremo. Amor funánbulo.
Este amigo me contaba y alimentaba (y seguro que hablaba bajito). El tipo triste más divertido y optimista que hasta ahora he conocido. Y eso que sus temas son los suicidios, los abismos, los saltos mortales, la suspensión, la desaparición, viajar para perderse, viajar y la literatura, la metaliteratura, la geografía literaria… “Viajo para conocer mi geografía” escribió un loco, “Viajar, perder paises” decía Pessoa. “Fuera de aquí, tal es mi meta” decía Kafka. Y Vila-Matas “escribir, perder suicidios. Sus títulos son preciosos: “El viaje vertical”, “Suicidios Ejemplares”, “Exploradores del Abismo”, etc. (sigue leyendo)

Publicado en Textos | Comentarios desactivados en Hace diez años, en una temporada muy triste descubrí un amigo [ClaraSilencio]

El horario de los escritores.

George Plimpton

George Plimpton

11.-Cerremos, si le parece, con el taller del autor. ¿Cómo es un día suyo de trabajo?

Fatigado ayer por la noche, dejé esta última amable pregunta suya para contestarle hoy esta mañana cuando me levantara y, como todos los días, hacia las ocho horas, tras el desayuno –con una taza de café que siempre elevo a la categoría de musa, salvo cuando está la musa real en casa–, comenzara mi día de trabajo. Y aunque le parezca raro, su pregunta ha condicionado los próximos minutos de mi taller de autor, ya que me ha recordado que ya hace tiempo que quiero escribir acerca del origen de esta pregunta, hoy tan habitual, en las entrevistas a los escritores; esa pregunta que se interesa –por decirlo de un modo general– por el horario de los escritores. La  teoría que busco desarrollar sostiene que esta pregunta se populariza a partir de la entrevista que le hizo George Plimpton a Ernest Hemingway en 1954 para The Paris Review. La pregunta –dos en realidad– abría la entrevista: “¿Cuándo trabaja usted? ¿Mantiene un horario rígido?”. La respuesta de Hemingway fue memorable, todavía hoy la citan los escritores principiantes y también los no tan principiantes: “Uno escribe hasta llegar a un lugar en el que todavía le queda resto y sabe lo que ocurrirá a continuación, y allí uno se detiene y trata de vivir hasta el día siguiente para volver a seguir con aquello”. Es una respuesta muy buena y que contiene un consejo interesante, pero yo creo que el éxito de esa respuesta viene de que a la vez contiene un enigma, porque, teniendo en cuenta que cuando emprendemos un camino todo va cambiando a nuestro alrededor, es difícil creer que uno pueda saber lo que ocurrirá a continuación. (de la entrevista a Vila-Matas en Cuadernos Hispanoamericanos,marzo 2018)

Publicado en Textos | Comentarios desactivados en El horario de los escritores.

El segundo juicio de Humbert Humbert

lartigue 7ANDREU JAUME. A la pregunta con que titula su artículo “¿Qué hacemos con Lolita?”  (El País, 21-II-2018), Laura Freixas contesta al final que “hay que leerla, porque es una gran novela, pero también analizarla y criticarla.” Antes, para fundamentar sus conclusiones, pone en un pie de igualdad, nada menos, que a Tiziano representando al óleo un episodio –el del embate– del mito de la violación de Lucrecia, y a Vladimir Nabokov creando al personaje de Humbert Humbert en su novela. Para ella, tanto el pintor en 1568 como el escritor en 1955 son culpables de haber utilizado su arte para sublimar el abuso de mujeres indefensas. (*)

Publicado en Textos | Comentarios desactivados en El segundo juicio de Humbert Humbert

MÁQUINA DE INTERRUMPIR PRÓLOGOS

Cascais (foto Vila-Matas)He de advertir al lector de que en cualquier momento este prefacio podría quedar interrumpido por la máquina de impedir prólogos que he inventado precisamente aquí mismo en esta casa de Berna en la que vivo desde hace unos meses, a cuatro pasos tan sólo de Kramgasse, 49, donde Einstein a principios del siglo pasado  anunció al mundo su descubrimiento de la teoría de la relatividad. Por esos días, junio de 1905, él trabajaba en la Oficina de Patentes y se dedicaba a redactar informes sobre los numerosos inventos que llegaban a Berna, ciudad que ocupaba una posición pionera en el sector de la electrificación y vivía en una incesante y triunfal euforia de inventos –yo diría que la misma que recorre Inventario de inventos (inventados), el libro del que estas palabras son el prólogo–. Si me instalé tan cerca de esa vivienda mágica es porque pensé que, si tenía suerte, me bastaría con ser rozado por una misérrima porción de aire einsteiniano para crear mi máquina de interrumpir prólogos. Era algo que parecía improbable que pasara, pero que había que probar, y que probé, y que a veces creo que pasó. Estaba un día mirando por enésima vez la recargada cuna de 1906 que conservan en el antiguo piso de Einstein en Kramgasse, 49 cuando se iluminó de pronto mi memoria y me acordé de Raymond Roussel, nada menos que del inventor –con patente registrada incluso– de la creación de vacío en las casas. Se sabe que el invento para el que solicitó su patente en la Office Nationale de la Propiété Industrielle consistía en algo que servía para incrementar la comodidad en los hogares: «El procedimiento consiste en instalar, al construir una casa, placas de metal hueco (en cuyo interior se ha hecho el vacío) en las paredes, tejado, tablas del suelo, techo, tabique y puertas… Creí de golpe ver claro cómo tenía que construir la máquina de interrumpir prólogos: era necesario que combinara la instalación del vacío en mi hogar suizo –hoy apenas me llegan ruidos externos y en realidad vivo como si lo hiciera en una bombona, y creo que nunca coincido con la temperatura exterior– con el invento rousseliano de la  resurrectina, aquella sustancia de color rojo que, inyectada bajo la oreja derecha de un muerto y mezclada con un líquido llamado vitalium, causaba una reacción craneal en los cadáveres del jardín de Locus Solus y les hacía revivir breve y exclusivamente el instante más emocionante de su vida. Puse manos a la obra, pero, a lo largo de casi un año, siempre hubo algo que impedía que el invento llegara a buen puerto. Hasta que un buen día decidí analizar seriamente qué fallaba en aquella mezcla de vacío y resurrección y descubrí que el problema estaba en el episodio de turbación que había elegido y que, bien mirado, nunca había sido importante para mí. En realidad, mi mayor emoción la había vivido el día en que, paseando distraídamente por Edimburgo, me encontré de pronto frente al 52 de Queen Street  y quedé paralizado al leer de lejos una placa que había allí en la fachada y que hablaba de mí, aunque del que había sido en otro tiempo. Al principio, no podía ni creerlo, pero miré más de cerca y comprobé que había leído bien: “En esta casa nació sir James Young Simpson, el inventor del cloroformo”. Eso me produjo un impacto emocional profundo, pues me llegó de un modo nítido y brutal el recuerdo de que, en una encarnación anterior, yo había patentado el cloroformo poco después de que en una infinita noche escocesa hubiera descubierto por casualidad el poder anestésico de aquella sustancia de la que, de haber ingerido algún gramo más, habría muerto y, en cambio, de haberme quedado corto en la ingestión, no habría descubierto nada. La recuperación de ese recuerdo, el reencuentro con la emoción más profunda, me dio la pista para –mediante una combinación más eficaz de vacío y plenitud– mejorar el mecanismo de mi máquina de interrumpir prólogos, de cortarlos en seco sólo para que de golpe se abra paso, sin mayores y ridículos preámbulos, por fin, la emoción verdadera.

[Prólogo, en español, de la edición francesa del libro Inventario de inventos (inventados), de Eduardo Berti. Publicado este prólogo en español en CUADERNOS HISPANOAMERICANOS, marzo 2018.]

 

Publicado en Recuperación de textos | Comentarios desactivados en MÁQUINA DE INTERRUMPIR PRÓLOGOS

VILA-MATAS EN CRITICISMO, revista de crítica.

DWQqUkdVoAA9Tk0PABLO SOL MORA. En mi opinión, el mejor novelista en lengua española de la actualidad, el que mejor ha comprendido la evolución del género (como Philip Roth y J. M. Coetzee lo han hecho en otros lares) y el que le ha abierto nuevos caminos (+)

Publicado en Ensayos narrativos | Comentarios desactivados en VILA-MATAS EN CRITICISMO, revista de crítica.

SI EN UN SENDERO CHINO UN GATO BAJO LA LLUVIA por CRISTIÁN CRUSAT.

M Duchamp(…) Convertido ya en el lector modelo de su propia obra, es también lo más parecido a la figura de un autor (auctor) que pueda imaginarse en estos cínicos tiempos; es decir, alguien que, como indica la etimología, se dedica a augere: a aumentar, a agrandar, a multiplicar las coordenadas de nuestra ambigua y escurridiza realidad. El auctor, por eso mismo, se apoya en lo que ya existe y en lo que, ya existiendo, tiene autoridad. En definitiva, aumenta la cultura; acrece el tiempo de la vida; coloca, en mitad de un viejo sendero chino, un invisible gato bajo la lluvia (…)

Publicado en Ensayos narrativos, Firmas, Textos | Comentarios desactivados en SI EN UN SENDERO CHINO UN GATO BAJO LA LLUVIA por CRISTIÁN CRUSAT.

MARIENBAD ELÉCTRICO llega a BERLÍN

melec

En la portada de la revista berlinesa LETTRE INTERNATIONAL (que publica en su número de marzo 2018 la totalidad de MARIENBAD ELÉCTRICO, de Vila-Matas) aparición de espaldas de Dominique Gonzalez-Foerster transformada en Kafka durante la lectura de Bastian Schneider, de Vila-Matas en el College de France en marzo de 2017.

k

Publicado en Ensayos narrativos | Comentarios desactivados en MARIENBAD ELÉCTRICO llega a BERLÍN

Exhumación poética de ‘Doctor Pasavento’

caféJOAN VIGÓ (Poble Nou, La charca literaria) Quiero exhumar el poema que compongo con las palabras de Vila-Matas en DOCTOR PASAVENTO. Utilizaré las 25 marcas de color amarillo que señalan pasajes del libro. De la página de cada marca, en su orden numérico, elegiré un verso, tomando el título del poema de la primera marca hasta formar un poema de 24 versos. La imposición implica, como siempre, no poder retroceder en la decisión tomada en cada página. (+)

Publicado en Firmas, Sin categoría | Comentarios desactivados en Exhumación poética de ‘Doctor Pasavento’

Recuperación de textos: CARRIÓN ENTREVISTA A VILA-MATAS PARA NEW YORK TIMES.

Firenze“Ahora que ocho títulos tuyos circulan por los Estados Unidos, que New Directions también ha comprado los derechos de Mac y su contratiempo, que estás traducido al sueco y que has recibido tantos premios, ¿han menguado o han crecido tus ganas de huir?

Mi deseo de marcharme sigue vivo: dejar Barcelona, Cataluña, España. Por eso siempre repito la frase que me inventé y que durante mucho tiempo dije que era de Joyce y ahora digo que es de Kafka: “Pase lo que pase, lo correcto es largarse”. (de la entrevista de Jorge Carrión a Vila-Matas en The New York Times)

Publicado en Recuperación de textos | Comentarios desactivados en Recuperación de textos: CARRIÓN ENTREVISTA A VILA-MATAS PARA NEW YORK TIMES.

PEGGY NO SE CASÓ.

peggEn el Día de la Mujer.

(…) Así pues, me sentí atraído por Mad Men porque 1) descubrí que en el fondo la serie me estaba describiendo el mundo moral de mis padres en los años sesenta y la relación que ellos tenían con la cultura dominante del momento. Y también porque 2) me reconcilió vivamente con lo narrativo, con su esencia, el cuento, el relato corto, y eso me llevó a descubrir cuál era el verdadero eje de la serie. Pero también porque 3) Mad Men, aunque de un modo lateral, se ocupaba del nacimiento de la contracultura, de la extraña, cruda, radical oposición al “sistema” en la que me formé a lo largo de los años sesenta; la serie hablaba de un modo secundario de ese movimiento, quizás tan sólo para que, como escribiera Jorge Carrión, “pudiéramos ver que si llegó a existir [esa creciente subversión desde dentro del sistema] fue porque había una cultura dominante: sexista, racista, militarista, alcohólica, elitista, religiosa, imperialista. Perfectamente representada por las agencias de publicidad de Madison Avenue y por su clientela típicamente americana, como los Hoteles Hilton o Lucky Strike”.

En la segunda mitad de los años sesenta, cuando me asomé al mundo de la universidad, acabé frecuentando sólo tugurios de mala reputación, donde recibí formación en disciplinas que no entraban en ningún paisaje del profesorado franquista, entre ellas el progresismo y la contracultura, dos “materias” que relaciono  aleatoriamente, con la libertad y con la fraternidad y también con la reaparición,  a finales de los sesenta, de movimientos radicales, entre los que siempre me llamó la atención –conmocionado como estaba por las secuelas irreparables que una vida de ama de casa había dejado en personas que quería- el resurgir de un feminismo decididamente combativo.

Ese repunte feminista lo recuerdo bien y creo que influyó en mi convicción de que en Mad Men el personaje de la intrépida feminista Peggy Olson era, por mucho que Don Draper y otros parecieran gozar de ese privilegio, el verdadero eje de todo lo que se contaba en la serie. Peggy, de familia humilde y de creencias religiosas católicas, tiene un hijo natural con un odioso compañero de oficina, Pete Campbell (Vincent Paul Kartheiser), pero no se casa, elige el camino salvaje. Es una especie de anti-Peggy Sue caminando por la carretera difícil. Encarna por sí sola al cambio más trascendente que a lo largo de los últimos siglos se ha producido en la vida de la Humanidad, aquel que ha permitido la incursión de la mujer en la vida social, política, y económica; su participación activa en todos estos ámbitos, algo que antes le estaba negado.

Lo mejor de la vida, de Rona Jaffe, la novela de la que procede Mad Men, fue la fuente de inspiración, entre otras obras, de El apartamento, de Billy Wilder, donde de fondo se contaba la historia de los sueños de una generación de chicas por primera vez libres. Lo mejor de la vida no sólo habla de cuando el triunfo era un asunto masculino y las mujeres estaban relegadas a la condición de floreros, sino también de los grandes días en los que un grupo ya poderoso de chicas, incorporadas a un mundo del trabajo que aspiraba a equipararse con el de los hombres, vivieron la experiencia de ser las pioneras en el arte de elegir entre el matrimonio y la profesión. En Mad Men se infiltra continuamente el eco de esa trama. Y en los momentos en que Peggy y las demás llegan a parecernos incluso desdibujadas, no podemos más que reírnos en secreto, sabedores de que, si uno espera un poco, acertará a ver cómo a cada momento, aniquilando las ilusiones de la plenitud, ellas van ascendiendo cada vez más a la superficie, son el secreto eje, el núcleo central de todo, decididamente la otra historia.

Publicado en Recuperación de textos | Comentarios desactivados en PEGGY NO SE CASÓ.

SI TE DICEN QUE JAVIER COMA [Café Perec]

coma, sagarra, marséQue todo en él era excesivo se percibía en las intensas tertulias de cine y humo que sostuvo durante un largo tiempo con Juan Marsé y Joan de Sagarra, en el bar —con pianista— del Majestic. Por aquellos días, Marsé llegó a escribir del descomunal Coma: “Tiene que haber algo que este chico no sepa. Se ha visto todos los wésterns y todo el cine negro y de aventuras, todos los melodramas y todas las comedias clásicas, se ha leído toda la narrativa que ha nutrido el cine norteamericano, sabe de jazz y tebeos más que nadie, pero ¡por todos los diablos!”.  (sigue leyendo)

Publicado en Café Perec | Comentarios desactivados en SI TE DICEN QUE JAVIER COMA [Café Perec]

DOSSIER VILA-MATAS en el número de marzo de CUADERNOS HISPANOAMERICANOS.

 hopper_gas

Vila-Matas, escritor de fronteras. (aquí el dossier: Lorena Amaro, Carlos Fonseca, Cristián Crusat, un inédito de Vila-Matas, una entrevista de Carmen de Eusebio)

Publicado en Firmas | Comentarios desactivados en DOSSIER VILA-MATAS en el número de marzo de CUADERNOS HISPANOAMERICANOS.

ME SENTÉ Y LLORÉ

Richter. Annunciation after Titian. 1973. 2Me preguntaron si era fácil distinguir entre una buena novela y una que no lo era, y dije que bastaba con examinar cuáles eran sus relaciones con las altas ventanas de la  poesía. Precisé que hablaba de sutiles conexiones con la poesía y en ningún caso de lo antagónico: novelas escritas por poetas a base de prosa poética, algo absolutamente a evitar cuando se trata de una novela. (sigue leyendo)

Publicado en Recuperación de textos | Comentarios desactivados en ME SENTÉ Y LLORÉ

AL ENCUENTRO DE TODO (sobre Marienbad eléctrico), por Daniel B. Bro.

1516789884_740987_1516791062_noticia_normal_recorte1Todo es posible, eso creo que quiere decir Vila-Matas con esa frase, siempre que sepamos ver lo que hay de «encuentro» en las cosas y procesos que hallamos en el acto de vivir-escribir.  (del texto de Daniel B. Bro incluído en el número de marzo de Cuadernos Hispanoamericanos dedicado a la obra de V-M.

Publicado en Firmas | Comentarios desactivados en AL ENCUENTRO DE TODO (sobre Marienbad eléctrico), por Daniel B. Bro.

TANTAS VECES LAUSANNE, por CARLOS FONSECA.

Kasia Klimpel

Apenas tomar asiento recordé la frase de Enrique Vila-Matas que de alguna manera me había llevado hasta allí. “Lo mejor del mundo es viajar y perder teorías” (D, 20). Me la había topado leyendo Dublinesca y una semana más tarde ahí estaba yo, sentado en el avión que me llevaría a Lausanne, tratando de perder teorías pero siempre buscándolas. Viajaba a Suiza convencido de que un cambio de aire sería providencial en mi búsqueda del tema para un ensayo en torno a la obra de Vila-Matas. Partía esperanzado de que la tierra del silencioso Robert Walser sería capaz de darle un último aliento de vida a esa serie de alocadas ideas que en Londres habían terminado por convertirse en pesadas, tediosas e infértiles divagaciones. Más que para perder teorías – comprendía ahora – viajaba para encarnarlas. Hacía años que me atraía Lausanne, esa ciudad a las orillas del lago Lemán (+++)

***Carlos Fonseca (Museo animal, en Anagrama), colabora en el número de este mes de marzo de 2018 de Cuadernos Hispanoamericanos. Su artículo ha sido incluido, hoy último día de febrero, en la sección  La vida de los otros, de la web de Enrique Vila-Matas.

Publicado en Firmas | Comentarios desactivados en TANTAS VECES LAUSANNE, por CARLOS FONSECA.

BREVE HOMENAJE EN CHILE A VILA-MATAS (Apablaza, Cristian Crusat, Franco Pesce, Gonzalo Maier, Diego Zuñiga)

55 Helena Georgiou SANTIAGO DE CHILE.  Breve homenaje a Vila Matas, jueves 8 de marzo, entre las 16 y las 21 horas. Participan Gonzalo Maier, Diego Zuñiga, Claudia Apablaza,Pesce, Espinoza, Cristian Crusat y Lorena Amaro. Aud. Filosofía Campus Oriente. Más información  aquí:   

Publicado en Eventos | Comentarios desactivados en BREVE HOMENAJE EN CHILE A VILA-MATAS (Apablaza, Cristian Crusat, Franco Pesce, Gonzalo Maier, Diego Zuñiga)

EL ARTE DE SER KAFKA

 Decía Manuel Azaña  que de 100 lectores, 99 eran poco interesantes. Cuando se le pregunta  a Juan Goytisolo, dice que tal vez la frase es exagerada, y sólo son 90, pero que siempre ha sido así, siempre ha habido autores para ser leídos y otros para ser vendidos. La gente tiene la costumbre de comprar a los más vendidos (que casi nunca pertenecen al estricto campo de la literatura)  y últimamente, encima,  hay suplementos literarios que abren con tres páginas dedicadas al libro que vende, como si éste necesitara aún vender más. Debería esperarse de los suplementos un trabajo más orientador, no marginar –como hacen algunos de ellos- a los escritores poco conocidos o a las editoriales pequeñas. Lo que ya es el colmo es que algunos de esos suplementos ni siquiera a veces actúen así por las presiones empresariales (que es cierto que cada día son más grandes), sino por pura tontería, porque les chiflan  los best sellers americanos -de categoría inferior a los de otras épocas-, así de simple.

 Para mí, dentro de ese 10 por ciento que ve Goytisolo, hay cuatro categorías de lectores y ninguna es mejor que la otra, aunque  tengo mis preferencias. Están aquellos lectores que  son meramente pasivos, moldeados por la tradición novelística del XIX y la peor del XX, cuya única tarea consiste en identificarse con uno de los personajes del relato. Están aquellos que, huyendo de la decepción de su propia existencia, buscan un mundo sustitutivo en el que sucedan cosas que jamás acontecerían en su vida. En tercer lugar, están los que, con sinceras ansias de saber, esperan hallar enseñanzas. A decir verdad estas tres tendencias lectoras son honradas, pero  juegan con fuego y siempre están al filo de acabar en manos de los peores mercaderes.

            Luego, hay un cuarto  grupo de lectores, que son aquellos que, por los motivos que sea, van ellos mismos en busca de la verdad, aunque sea de una manera del todo indefinida. Hannah Arendt fue la primera en señalar que  ese grupo de lectores  es  el   único capaz de apreciar, por ejemplo, las estructuras de Franz Kafka. Es un  tipo de lector –no muy frecuente, por cierto- que busca la verdad y que, en el caso de la lectura de  Kafka, se siente agradecido cuando en una sola página o quizá  en una sola frase se le hace  visible de repente la estructura desnuda de un suceso trivial.

            Ese arte de Kafka que abstrae y sólo deja en pie lo esencial atraviesa Narraciones y otros escritos, que es la nueva entrega de las Obras completas de Kafka, que viene editando Galaxia Gutenberg. Este tomo tercero ha pasado por innumerables avatares, retrasos y cambios sobre el plan previsto, pero al final ha aparecido. Sigue las pautas fijadas por la edición crítica de Fischer Verlag, borra los equívocos de Max Brod  y cuenta con un soberbio prólogo, donde Jordi Llovet, el director de las  Obras Completas,  se levanta contra todas las interpretaciones parciales de la obra y explica cómo la alianza entre literatura y metaforización –el arte de ser Kafka-  convierten a este escritor en el más actual del siglo XX. En circunstancias normales, en un país normal (tampoco es que queden muchos), este tercer tomo, al igual que los dos anteriores,  habría recibido la atención lógica y  no le habrían dado un trato casi de libro clandestino, aunque ya  sólo fuera por el meticuloso trabajo extraordinariamente bien hecho de los que han participado en él. Pero no ha sido así, porque aquí cuanto mejor se hacen las cosas más pronto se hallan los motivos para silenciarlas. Vivimos en la euforia de la chapuza efímera y se habla de todo menos de lo que en verdad cuenta. (Recuperación de un texto de Vila-Matas publicado en El País, febrero de 2004)

Publicado en Recuperación de textos | Comentarios desactivados en EL ARTE DE SER KAFKA

ÉRASE UNA VEZ, por Elisa Rodríguez Court.

labeirnto borgesEn un relato de Clarice Lispector, titulado Érase una vez, le preguntan a la protagonista qué es lo que realmente querría escribir. Tal vez le hicieran en alguna ocasión la misma pregunta a la escritora brasileña y ella escribió ese texto narrativo, ilustrador de sus ideas sobre la creación literaria. Ya se sabe, los escritores suelen inventar un autor a la medida de sus gustos. La protagonista de su relato contesta que le gustaría escribir, si fuese posible, una historia que comenzara así: “Érase una vez…” Los demás piensan en los niños como únicos destinatarios de su historia. Ella, sin embargo, comenta que la escribiría para los adultos.  //// No ha olvidado aquellos primeros relatos suyos, escritos a sus siete años, que empezaban todos con “Érase una vez.” Los remitía a una página infantil que publicaba semanalmente el periódico de una ciudad brasileña. Envió un buen número de historias, pero ninguna vio la luz. Es fácil saber, explica, por qué no fueron publicadas. No contaban exactamente una historia con los hechos que una historia requiere, dice, a mi parecer con cierta ironía. “Yo leía las que publicaban y todas contaban un acontecimiento”, añade. Sus relatos, sin embargo, no eran historias lineales al uso, con una secuencia argumental lógica. Se sobreentiende, si se ha leído la singular obra de Clarice Lispector. Una escritora que en su escritura luchó a brazo partido contra cualquier intento de encorsetar la realidad y cuestionó la pretensión de domesticar la vida para volverla familiar. /// La protagonista del relato de Clarice Lispector es muy tozuda. Desde su infancia ha cambiado tanto, dice, que ya se cree capaz de escribir el verdadero “Érase una vez”. Decide entonces ponerse en marcha y se sienta a escribirlo. Siente que será simple. Lo empieza, pero nada más escribir la primera frase se da cuenta enseguida de que aún le es imposible. Ha escrito: “Érase una vez un pájaro, Dios mío. *[artículo publicado en La Provincia-Diario de Las Palmas, inspirado en Tiempo de retroceso, un “café perec” de Vila-Matas]

Publicado en Café Perec, Firmas | Comentarios desactivados en ÉRASE UNA VEZ, por Elisa Rodríguez Court.