EL OTRO VICENTE ROJO [Café Perec]

"Volcán iluminado" de Vicente Rojo, de su colección "Volcanes construidos" (2004).

“Volcán iluminado” de Vicente Rojo, de su colección “Volcanes construidos” (2004).

A pesar de tantos desprecios y destierros y hasta de intentos recientes de retirar su nombre de un teatro de Madrid, el tiempo ha seguido trabajando a favor de Max Aub. La absoluta modernidad de su escritura ha impedido que ésta envejezca. Y mañana, sin ir más lejos, el Instituto Cervantes inaugura en Madrid una gran exposición sobre su obra. Entre los admiradores de Aub siempre estuvo Vicente Rojo, que le reconoce como uno de sus maestros. Durante un tiempo en este país, en años aun peores que estos, si uno citaba a Rojo tenía que añadir que era un gran pintor mexicano (nacido en Barcelona), sobrino del general Rojo, último jefe del Estado Mayor del Ejército republicano. Por fortuna, ya quedó atrás la infame desinformación sobre quien en México revolucionara tanto la pintura como el diseño gráfico de los libros, y hoy es visto por muchos como uno de los grandes artistas contemporáneos. Así le ve sin duda Sònia Hernández, que ha escrito una bella y enigmática narración, El hombre que se creía Vicente Rojo (Acantilado), donde el pintor aparece de un modo indirecto, envuelto en una historia que plantea el conflicto entre realidad e impostura y en la que se entrecruzan diversas formas de exilio y soledad. (SIGUE LEYENDO)

Esta entrada fue publicada en Café Perec. Guarda el enlace permanente.