LLEGA ‘MAC Y SU CONTRATIEMPO’. (Un fragmento)

Mac en su hogar.

Mac en su hogar.

Y es que esta mañana, antes de ir a casa de mi hermana, me he dedicado a leer Duelo de muecas y he comprobado que en efecto tiene un aire a lo Djuna Barnes. Esta escritora, hoy poco leída, estuvo de moda en España a mediados de los ochenta y aún me acuerdo de que fue discutida en algunos suplementos, especialmente en el de El País, donde el  crítico Azancot la tildó de lesbiana y dijo que debía su fama tan injusta al apoyo que le había dado T.S. Eliot. Esa crítica fabricada con bilis negra ya hacía presagiar los tiempos que después vendrían, los tiempos de las redes sociales, donde, como escribió hace poco Fernando Aramburu, se castiga a los creadores por la pretensión de haber buscado felicidad en el ejercicio público de la imaginación y la palabra.

Acerca de evilamatas

Me acuerdo de la primera vez que oí a mi padre hablar en su idioma fantasma...» (p. 103-104 de 'El padre extranjero'de Eduardo Berti)
Esta entrada fue publicada en Textos, Voces de la familia. Guarda el enlace permanente.