Arte, diálogo y amistad [Marienbad eléctrico, visto por J. Albacete]

Wassily Kandinsky and Paul KleeJ. ALBACETE (Verdad Digital) Ya en su novela anterior, Kassel no invita a la lógica, Vila-Matas se había metido -–con enorme valentía– en un verdadero avispero: reivindicar, desde su propia experiencia vital y literaria, el valor del arte de vanguardia contemporáneo, algo sobre lo que domina (no solo en círculos ajenos, sino también en todo tipo de ambientes culturales) la idea de que es un rompecabezas sin sentido, cuando no una verdadera tomadura de pelo. Allí donde tantos no ven “nada” (o ven meros caprichos de gente que tras una pátina artística esconden un vacío creativo absoluto), Vila-Matas nos descubría un universo repleto de estímulos y significados, una materia viva capaz de liberar la energía necesaria para insuflarnos nueva vida y darnos elementos sustanciales para reinterpretar y comprender el mundo. (sigue leyendo)

Wassily Kandinsky and Paul Klee ELOGIO DE LAS INFINITAS POSIBILIDADES.

HJP. (La Voz de Galicia) Y el relato se confirma en ese universo tan apegado a Vila-Matas, que es  el recurso, como en un juego, a los mecanismos de un ensayo en que acaba introduciéndose a sí mismo en la narración para después moverse en ella como si de un avatar se tratase. El libro, en su libertad absoluta de forma, funciona en sí casi como una instalación, como un elogio de las infinitas posibilidades de la creación. Una expresión de fe en el arte, como el propio Vila-Matas sugirió.

Esta entrada fue publicada en Firmas. Guarda el enlace permanente.