La complicidad entre Tavares & Vila-Matas

D2IRV84XgAEvYJZ(Jordi Nopca, para ARA. Traducción: Sara Bengay) La complicidad entre Enrique Vila-Matas y Gonçalo Tavares comenzó, primero, cuando se leyeron mutuamente -ambos elogian la obra del otro- y, en segundo lugar, en un congreso en la ciudad brasileña de Parati. “Participamos en una mesa redonda, y después observé que Enrique era tan tímido como yo -explicó Tavares-. Estaba sentado largo rato en silencio y cuando se levantaba para irse le decían que se volviera a sentar: «Sente-se'”. Cada vez que le decían esto, Vila-Matas entendía «Síntesis», y fue con esta palabra con la que que bautizó a Tavares en el prólogo de El reino (Seix Barral).”Le digo señor Síntesis porque, al igual que las sustancias se concentran, también lo hacen las ideas, y Tavares es un maestro a la hora de sintetizar -admitió, sonriendo-. El reino se fija en la trastienda de nuestros cerebros, cargada de irracionalidades e instintos asesinos. Tavares tiene otro recopilación de novelas, El barrio, que funciona como contrapunto a esta oscuridad: “Es una zona amigable, un alegre Chiado literario. Es en este barrio donde imagino a Tavares asistiendo a una de esas inauguraciones a las que tambien va el señor Kraus que lo satiriza todo: «El buen político llega tarde incluso a la inauguración de un reloj» “.

Esta entrada fue publicada en Ensayos narrativos. Guarda el enlace permanente.