“HACIA UN ARTE DE LAS CITAS” (fragmento de la entrevista de V-M en Tin House)

118El foco o punto de mira sobre mi contemporaneidad yo lo pondría en mi modo de comentar la desaparición del sujeto en Occidente y también en mi forma  de trabajar con la intertextualidad en mis libros. Al principio, no sabía por qué citaba tantas frases de otros, me excusaba hablando de Jean-Luc Godard y su manía de las citas. Después, encontré en Perec una explicación a todo: en 1965 mostró un cierto optimismo al decir que  la  literatura  se  encaminaba  hacia  un  “arte de las citas”, lo  cual,  en  su  opinión,  representaba  un  posible progreso  (siempre y cuando en  literatura pudiera hablarse de progreso), puesto que tomaba  como  punto  de  partida  todo aquello  que  había  representado  un  logro  o  un  hallazgo para nuestros predecesores, pues no era cuestión de tirar por la borda, decía Perec, los grandes aciertos del pasado, nuestro patrimonio de clarividencias: había que saber apropiarse de todo aquello que pudiera parecernos conveniente del amplio repertorio disponible.

Ahora he terminado una novela sobre un personaje, un archivero de citas que trabaja para  Pynchon y que al mismo tiempo planea una enciclopedia móvil que contenga -a ser posible- todas las frases del mundo  y que, una vez recogidas esas frases,  ejerza una tarea crítica, una tarea de aire benjaminiano que exhibiría el carácter escandaloso, banal y estúpido, inmensamente elocuente, de la infinita charlatanería de nuestro tiempo.

(de la entrevista para Tin House de Veronica Scott Esposito)

Esta entrada fue publicada en Entrevistas. Guarda el enlace permanente.