LLEGA EL REY CUANDO QUIERE [Café Perec]

michDe su generación, Pierre Michon parece reunir todas las condiciones para encarnar, como ningún otro, la utopía del “último escritor” que imaginó Maurice Blanchot. Es una sospecha que se abre paso a lo largo de Llega el rey cuando quiere, el libro de conversaciones con Michon que ha publicado la editorial gerundense WunderKammer (traducción de Maria Teresa Gallego Urrutia).

Blanchot decía que “el último escritor” era aquel que intuía, con conocimiento de causa, que de uno u otro modo, todos lo eran. Y Michon es alguien bien consciente de esto, con su  larga risa de todos estos años, con su maravillosa risa de fondo que no acaba de explicarse sin su pasión por la literatura: “Lo que quiero por encima de todo es a la literatura, los libros, los autores, me paso la vida en compañía suya. Pero en una zona más honda, de todos esos autores, de los que me gustan, de los que estimo, de los que idolatro, de los que no me gustan, tanto de los que se creen muy listos como de los que van de tartufos, de los avispados y de los crédulos, de los chantajistas y de los mendigos, en una zona mucho más honda, de todos, ABSOLUTAMENTE DE TODOS, nos reímos. Hay en todo lector una vocecita que por lo bajo le dice a lo que está escrito: ¡anda ya!” […]

Esta entrada fue publicada en Café Perec. Guarda el enlace permanente.