UN BARTLEBY QUE NO IMAGINÁBAMOS.

3En Bartleby el escribiente, de Melville, hay un fragmento que puede perseguir toda la vida a muchos de los que lo han leído. Hablo de cuando el abogado decide en domingo dar una vuelta por el barrio donde está su oficina y, al entrar en ésta, descubre que Bartleby, su escribiente, vive allí. Lo memorable no es que descubra que su empleado está permanentemente en la oficina, sino lo que le dice éste, paradigma del “preferir no hacer nada”. Le dice Bartleby que lo lamenta, pero que “está muy ocupado en ese momento” (he was deeply engaged just then) y que preferiría no recibirle (prefered not admitting me at present). Dios santo, ¿Bartleby ocupado? ¿En qué?

Esta entrada fue publicada en Relatos, Textos, Voces de la familia. Guarda el enlace permanente.